Amigable con el ambiente

La premisa de la energía renovable es que sea amigable con el ambiente y de hecho eso se le hace sencillo al proceso de energía renovable. La energía renovable es aquella que se toma de la misma naturaleza y se convierte en otro tipo de energía, es por eso que no se le causa ningún daño a nadie.

Por ejemplo, la energía eólica se trata de trasformar la energía del viento en energía eléctrica y su principio físico es muy sencillo. Se toma el aire y con su energía se mueven unas turbinas, en ese caso la energía se convierte en trabajo mecánico y luego ese trabajo mueve unos motores que generan electricidad.

Así pasa en cada proceso de energía renovable, aunque va a depender de la fuente. Por ejemplo, con la energía solar lo que se hace es captura ese calor que es energía y convertirlo en energía eléctrica gracias al efecto fotovoltaico, y una serie más de cosas que son complicadas de explicar.

Lo cierto es que todo aquello que tome como premisa la conversión de una energía en otra se puede decir que es renovable, pero además debemos tener en cuenta que su fuente debe ser ilimitada. Por ejemplo, el sol siempre va a estar allí y por tanto su energía es ilimitada y uno la puede usar como quiera sin que afecte al medio, lo mismo con el aire, incluso con el agua.

Quizá si esta algo de impacto ambiental, sobre todo considerando que debemos instalar algún sistema para la trasformación de energía, pero nunca tanto como causa la extracción de petróleo, que además está comprobada que contamina el ambiente.