La innovadora energía solar

A veces nos preguntamos si ha resultado fructífero extraer combustibles fósiles como el petróleo y el carbón mineral, cuando existen otras fuentes de energía que son más amigables con el medio ambiente como es el caso de la energía solar.

El sol es la estación de energía más grande que tenemos a nuestro alcance, y afortunadamente lo paneles solares se encuentran diseñados para transformar la energía solar en electricidad, para proveerla a los hogares y comercios que la necesitan.

La energía solar puede parecer algo atemporal y futurista, pero lo cierto es que la instalación de paneles solares para transformar la radiación solar ya es una realidad que progresa a pasos agigantados.

Y es que no son pocos los dispositivos que funcionan con energía solar, donde se mencionan las calculadoras, linternas, satélites y por supuesto la famosa Estación Espacial Internacional.

En un planeta que se ve amenazado por el calentamiento global, no cabe duda que la energía solar será una de las formas más importantes de energía que se implementen, junto con la energía hidroeléctrica y eólica.

Cantidad de energía que se puede obtener del sol

Hablar de las cantidades de energía que emite el sol a diario puede parecer risible, pero en otras palabras, una lámpara de mesa de 150 vatios de potencia puede ser soportada con tan solo un metro cuadrado de energía solar.

Viéndolo desde otra perspectiva, si cubrimos de paneles solares toda la extensión de terreno del Sahara, tendremos energía suficiente para satisfacer la demanda eléctrica de todo el planeta, y tan solo con energía limpia.

Aunque debemos entender que la energía total que viene del sol llega a la tierra en forma de luz y calor, no se pueden emplear directamente para encender los aparatos. Es por ello que entran en juego el funcionamiento de los paneles solares.

Conociendo las células solares

Se trata de dispositivos electrónicos que captan la luz solar y la convierten de forma directa en energía eléctrica. Generalmente se encuentran dispuestos en células octogonales, y se agrupan para conformar módulos solares, y con éstos se elaboran los paneles solares.

Su color es negro azulado y tienen un tamaño equivalente a la palma de un ser humano adulto. Se encuentran posicionadas en techos de casas o bien están cortadas en forma de chips incorporados a calculadoras o relojes.

Sabemos que están diseñadas para producir energía eléctrica a partir del sol, y por eso se les denomina fotovoltaicas.

Los fotones no generan energía por sí mismos, pero el flujo de estas partículas al chocar con la superficie de silicio de los paneles se transforma en flujo de electrones, que es a su vez electricidad.

La seguridad y la energía solar

Actualmente se ha puesto en marcha la construcción de casas inteligentes, que normalmente funcionan con fuentes de energía limpia, con frecuencia la energía solar, para disponer de hogares más seguros y sustentables.

Se trata de una propuesta que ha adquirido fuerza con el tiempo, ya que los ladrones han ideado métodos de robo cada vez más creativos y se requiere que el propietario de un espacio tenga un mayor control de sus bienes.

El futuro definitivamente es prometedor ya que cada vez se desarrollan mejores tecnologías que contribuyen en optimizar la calidad de vida del ser humano, y la energía solar es la punta de lanza creada para tal fin.